611 108 625 clientes@corvimc.com

¿Qué es la fructosa?

La fructosa o mejor conocida como “azúcar de fruta” se trata de un hidrato de carbono presente en las frutas de forma natural y de forma química en bebidas como jugos o refrescos.

Aunque tiene sus puntos positivos, hoy en día hay muchos problemas por el exceso de consumo de fructosa. Descubre más sobre la fructosa a continuación.

La fructosa es un monosacárido o como mencionamos anteriormente, un hidrato de carbono de descomposición compleja que podemos encontrar de forma natural en las frutas, en miel o en verduras.

Fue descubierta por el científico de origen alemán Hermann Emil Fischer en 1890, ganando el premio nobel en el año 1902 en química por sus investigaciones de la fructosa, glucosa y otros 12 tipos de azúcares.

Fructosa intolerancia

Función de la fructosa

La principal función de la fructosa es la de endulzar alimentos naturales o procesados como bebidas y jugos o incluso postres.

Algunos expertos en la materia indican que, si en las frutas no existiese la fructosa, sería muy insípido de consumir tanto para los seres humanos y los animales.

Muchos emprendedores empezaron a agregar la fructosa a sus productos de consumo, haciéndolos más naturales, aunque se trata de una forma muy recomendada para endulzar, actualmente está generando muchos problemas.

Como por ejemplo insuficiencia hepática o gota, siendo esencial su consumo en exceso, sobre todo a personas con diabetes o con otros problemas en la salud para metabolizar el azúcar.

En resumen, la fructosa sirve para:

  • Endulzar alimentos de forma natural.
  • Ofrecer a los diabéticos una forma de endulzar sin utilizar insulina o elevar los niveles de glucosa en la sangre.
  • Es más soluble que otros azúcares.
  • Sirve para la creación de siropes o jarabes.

Qué es fructosa

¿Dónde se encuentra la fructosa?

La fructosa se encuentra en las frutas principalmente, en verduras y en la miel, aunque seguramente si lees algunas etiquetas de jugos o refrescos, encontrarás algún porcentaje de fructosa para hacerlo más dulce.

Es utilizado de forma química en los alimentos, debido a que suele generar un sabor más natural que otros azúcares.

En las verduras podemos encontrarlas sobre todo en los tomates y en otros tipos de miel como la melaza.

Malabsorción de fructuosa e intolerancia a la fructuosa

Hay una confusión en lo que se refiere a malabsorción de fructosa y la intolerancia a la fructosa, pues la primera se refiere a una incapacidad para digerirla, donde la fructosa acaba en el colon, siendo digerida por las bacterias, ocasionando gases, hinchazón o hasta diarrea.

Algunas personas indican que han sentido calambres o temblores, siendo indicadores que está pasando algo en el organismo.

La intolerancia a la fructosa en cambio, puede deberse a dos casos: factores hereditarios o de tipo dietético. Se dice que mala absorción e intolerancia son completamente distintos, aunque entendemos que sea difícil de diferenciar para algunos.

Se define como un trastorno genético, donde el organismo no produce una enzima o de una proteína esencial para digerir monosacárido de manera correcta. 

En otras palabras, el cuerpo no puede digerir la fructosa presente en los alimentos.

Fructosa alimentos

¿Qué alimentos debe evitar una persona intolerante a la fructosa?

  • Jugos de frutas o zumos.
  • Jarabe de agave, siropes y todos los tipos de miel.
  • Cualquier producto derivado de la fruta como los pasteles, las mermeladas o los yogurts de fruta.
  • Cereales dulces o algunas mezclas de cereales que incluyen maní.
  • Refrescos azucarados.
  • Medicamentos que contengan azúcar.
  • Helados, confitería o postres.
  • Cualquier producto con azúcar añadido.
  • Cualquier producto con sorbitol, sacarosa o fructosa.

También se recomienda no comer algunos vegetales, siendo los más sencillos de digerir los siguientes:

Espinacas, espárragos, achicoria, lechuga, champiñones, acelga, pepinos, rábanos, ruibarbo, aguacate. 

¿Puede consumir alimentos que digan “Sin azúcar”?

Debemos entender que algunos alimentos y productos con etiqueta “Sin azúcar” seguramente contienen otro tipo de ellos que no se refieren a “sacarosa”.

Es importante leer las etiquetas y estar atentos a que no contengan: fructosa, azúcar de caña, azúcar blanca, sorbitol y azúcar de remolacha. 

Sin embargo, hay ciertos azúcares que son recomendados, pero siempre en pequeñas cantidades, estos son:

  • Acesulfamo.
  • Jarabe de Malta.
  • Maltosa.
  • Ciclamato.
  • Aspartamo.
  • Sacarina.

A todo esto, es importante que una persona con intolerancia a la fructuosa o malabsorción de fructuosa, suele tener problemas de vitamina C. Siendo recomendable la toma de suplementos de este tipo para compensar.

Consulta un médico para que pueda recetarte el más recomendado para ti, las dosis y por cuánto tiempo. Ya que depende de cada persona.

Fructosa para diabéticos

Que la fructosa sea más beneficiosa que el azúcar que normalmente vemos en la mesa o sacarosa, no quiere decir que los diabéticos puedan utilizarla sin ningún tipo de control.

En términos generales, una persona diabética debe utilizar diariamente entre 40 a 70 gramos de fructosa. De esta manera, no afectará su curva glucémica, teniendo en cuenta que, a los 80 gramos, la fructosa producirá un efecto laxante en el organismo.

Desde hace décadas, este hidrato de carbono ha sido el azúcar para los diabéticos, ofreciendo la energía que necesitan y el sabor para bebidas o alimentos.

Lo más recomendable es seguir las indicaciones de tu médico de confianza, para incluirlo en la dieta de manera que no pueda perjudicar a la persona diabética.

Fructosa frutas

En conclusión ¿la fructosa es mala?

Desde hace mucho tiempo se ha debatido si este monosacárido es malo, puesto que ofrece beneficios a quienes empiezan a consumirlo, pero se ha contemplado una estadística de mayor obesidad o enfermedades cardiovasculares, sobre todo en Estados Unidos.

Sin embargo, para muchos expertos parece lógico que es a causa del uso de fructosa en refrescos, zumos y alimentos procesados, ya que facilita su consumo en exceso.

Ten en cuenta que el exceso de este carbohidrato puede provocar las enfermedades que hemos visto anteriormente; entre otros problemas de la salud, puesto que es digerida en su mayoría por el hígado. Por lo que, podría ser que el dicho “en la dosis está el veneno” sea acorde a este sacárido.

Si tienes alguna duda o pregunta acerca de la publicación, puedes dejarla en los comentarios, te responderemos lo antes posible.

Rutina ejercicios en casa 8 semanas sin material

¿Quieres un REGALO?

__

__

__

__

¡Te envíamos GRATIS nuestro eBook de 8 semanas de entrenamiento en casa sin material!

 

 

Enviando la información requerida, aceptas nuestra política de privacidad.

¡Tu regalo está de camino!